EDITORIAL
 

Feria del Libro Aragonés




Diario del Altoaragón
06/12/2018


Sin cultura, la libertad está limitada. Sin disponer de los elementos para componer el libre albedrío desde un fundamento sólido, la capacidad de decisión del ser humano se ve reducida por la indisponibilidad de conceptos y de criterios. El apego a los géneros de la creatividad sólo es opcional en quien, voluntariamente, decide abjurar del conocimiento con pretextos tan estultos como la carestía de los libros o su ocupación del espacio, excusas que, de cuando en cuando, escuchamos sin necesidad de que sean pronunciadas. Se aprecia a la legua, se husmea la incultura apenas con el más mínimo gesto. Desgraciadamente, la ignorancia es la base de muchos de los males de la humanidad, de Europa y de nuestro país. Sólo desde su falsario cimiento se edifican barbaridades como los nacionalismos más abyectos o los extremismos. Sólo así se fabula con inexistentes episodios de la historia y se rechazan, con contumacia digna de mejor causa, las lecturas más rigurosas y documentadas.

Si queremos impulsar la cultura aragonesa, es irrenunciable respaldar desde las administraciones –en buena medida lo hacen- y desde la sociedad una manifestación tan rica y sugerente como la Feria del Libro Aragonés de Monzón. Es un auténtico paradigma organizativo en el que imperan muchos de los valores de las letras y las artes, como son la imaginación, la seriedad en la documentación y el esfuerzo. Sin ellos, no existe creación y se esfuma la imprescindible generosidad que exponen los autores de cualquiera de las modalidades. Pensar más lejos de cuanto acontece a nuestro alrededor, soñar con una comunidad mejor, más ilustrada y más culta, más sensible, por tanto, a acontecimientos como un certamen sobresaliente.



Volver


diario del Altoaragon
® Copyright Publicaciones y Ediciones del Alto Aragón S.A. | Diseño y Desarrollo: WEBDREAMS