DESASTRE NATURAL
 

Evacuadas unas 22.000 personas en Filipinas por el volcán Taal

Se cancelaron además 554 vuelos, de ellos, 236 internacionales



SARA GÓMEZ ARMAS/ EFE
14/01/2020


MANILA.- Los efectos de la erupción del volcán Taal en Filipinas, que este lunes comenzó a escupir lava, llegaron a Manila, que quedó cubierta por un halo de ceniza y humo tóxico que paralizó el frenético ritmo y congestionado tráfico de la capital. Las autoridades declararon alerta roja en Manila ante el riesgo para la salud que entraña la proximidad del volcán -a unos 60 kilómetros al sur- lo que obligó a cancelar clases en escuelas y universidades, así como el trabajo en edificios gubernamentales.

El Gobierno filipino también pidió a las empresas privadas suspender el trabajo para evitar que millones de personas tuvieran que salir a la calle y exponerse a las partículas tóxicas que flotan en el aire, según las recomendaciones del Departamento de Salud. Manila amaneció con numerosos establecimientos cerrados, mercados semidesabastecidos y con sus principales avenidas prácticamente desiertas, frente a los habituales atascos en una de las ciudades con peor tráfico del mundo.

La erupción del Taal, que comenzó el domingo y que la madrugada de este lunes ya escupió lava, forzó la evacuación de unas 22.000 personas en los municipios de alrededor del volcán, de las que 18.100 están refugiadas en los 76 centros de evacuación habilitados, según el Consejo Nacional de Reducción de Riesgo de Desastres.

Se cancelaron más de 554 vuelos -318 domésticos y 236 internacionales- y miles de pasajeros permanecen varados en esos aeropuertos esperando que sus vuelos sean reprogramados.

La mayoría de los evacuados se registraron la provincia de Batangas, que ya se había declarado en estado de calamidad entre frecuentes cortes de electricidad, después de que sus municipios amanecieran este lunes cubiertos por un grueso manto de ceniza de color gris.

Del total de evacuados, unos 2.000 residen en la pequeña isla dentro del lago Taal que conforma el propio volcán, en las laderas del mismo donde están instaladas comunidades pobres que viven de la ganadería y la pesca, aunque muchos han perdido gran parte del ganado con la erupción.



Volver


diario del Altoaragon
® Copyright Publicaciones y Ediciones del Alto Aragón S.A. | Diseño y Desarrollo: WEBDREAMS