EMPRENDIMIENTO
 

Aki Te Espero para que crees tu carta y placeres personalizados

Al proyecto de Fabiola Cáceres se suman Ismael Ontiñano y Javier Navarro



JAVIER GARCÍA ANTÓN
09/12/2019


HUESCA.- Si la innovación no es sólo tecnología sino fundamentalmente conocimiento, tal condición se puede otorgar al nuevo Aki Te Espero, el proyecto que hace cuatro años elevó Fabiola Cáceres y al que ahora se suman como socios los cocineros Ismael Ontiñano y Javier Navarro. Entre los tres, han incorporado novedades y diferenciaciones, entre ellas la personalización de la oferta para que sean los clientes quienes elijan, los maridajes con cócteles y la colaboración con Lapaca de Raúl Bernal, vecino de zona.

El Aki Te Espero, que estuvo cerrado por vicisitudes médicas ya superadas un trimestre, abrió el jueves con la novedad de un salón con una mesa corrida para 30 personas, concebido para convenciones, reuniones o encuentros de amigos, con luces de led a elegir y una gran pantalla de televisión.

En esta nueva época, en la que Fabiola, Ismael y Javier desprenden ilusión, se refuerza la oferta gastronómica. A la estancia aludida, se suma la gran barra con tapas en muchas ocasiones inspiradas en el anterior destino de los cocineros (El Punto, de hecho no tienen palabras más que de gratitud y admiración hacia Mariola y Raúl) y el comedor con 40 plazas en combinaciones para todos los gustos. Una cocina de temporada con hamburguesas con carnes de la tierra como la ternera del Valle de Broto, el Ternasco de Aragón o pollos camperos y productos de mercado con un matiz referente: "La carta la eliges tú. Puedes componer un menú desde el plato del día con bebida incluida y dentro de un abanico de doce propuestas".

Por supuesto, en el Aki Te Espero, donde trabajan cinco personas, no se renuncian a fortalezas de la etapa previa, como las afamadas patatas bravas de Fabiola, pero conciben "el cliente universal" en su concepto: platos para vegetarianos o veganos, intolerancias más allá de la celiaquía,... Y, en todos los casos, una personalidad propia.

La pasión que desprenden en sus explicaciones se transforma en creatividad. Por supuesto que defienden el producto de proximidad, pero sin renunciar a las técnicas e ingredientes orientales. Y tampoco a la cooperación, hasta el punto de que tendrán permanentemente en su propuesta "petit fours" de Lapaca de Raúl Bernal.

Han acondicionado también la terraza para 15 mesas, en las que los clientes dispondrán de mantas térmicas para trasladarse imaginariamente a países como Suiza. Un escenario, con vistas a Guara, ideal para la habilidad de Fabiola con la coctelería, sea virgen (sin alcohol), café caliente y hasta cuarenta elaboraciones. Para brindar.



Volver


diario del Altoaragon
® Copyright Publicaciones y Ediciones del Alto Aragón S.A. | Diseño y Desarrollo: WEBDREAMS